...

ENFERMERIA

ENFERMERIA

El cuidado de enfermería posee una intencionalidad dirigida a la recuperación o mantenimiento de la salud. Es fundamentalmente la transmisión verbal y no verbal de la intención de apoyo, enmarcada en el respeto por el otro. Estas acciones no deben darse como algo frío y carente de intencionalidad. Por lo tanto, resultan valiosas las expresiones no verbales como forma de relación y comunicación. Desde una perspectiva antropológica y humanística, permiten establecer relaciones de afecto, confianza y seguridad. En este orden de ideas, el contacto físico como dar la mano, abrazar y acoger al otro, se traduce en manifestaciones de afecto, empatía e intencionalidad de proteger.

    • Category: All salud
    • Client: nuestros clientes
    • Date: January 20, 2019
    • Added By: admin
    • SALUD EN TU CASA
  • No es posible entender la enfermería si no es desde la perspectiva de la persona, del sujeto que brinda el cuidado y de quién lo recibe; por lo tanto, toda acción o intención de cuidado se hace posible desde una perspectiva humanística.

Cuidar es también apoyar, expresar y comunicar no solo con procedimientos mecánicos, fríos y carentes de intencionalidad, sino también con expresiones no verbales, como gestos y actitudes cargadas de afecto.

La enfermería, como disciplina social y humanística, ha incorporado la visión holística con la visión de totalidad del ser e interactúa con las personas a través de su objeto de estudio que es el cuidado. En esa relación interviene de manera directa la cultura del sujeto de cuidado y de quien lo brinda.

La experiencia de cuidado es personal, por lo tanto, está determinada por la historia de cada persona como parte del enfoque de cuidado transcultural holístico, respetuoso y sensitivo. Las acciones de cuidado están presentes en la memoria y en los recuerdos de las personas “Mis recuerdos sobre el cuidado se remontan a mi niñez, cuando mi madre me cuidaba, no durante la enfermedad sino diariamente…” fue en ese quehacer que nació la enfermería